Mi primera partida de la Marca del Este

EDITO: La partida que jugamos fue Retorno a Brookmete, que me acabo de acordar xD

Bueno, pues esta tarde he tenido el placer de jugar mi primera partida de Aventuras en la Marca del Este.  Ha sido algo raro, ya que era una partida con gente muy veterana y verdaderos veteranos, siendo yo algo medio: no soy un novato, pero no tenía los niveles de conocimientos que tenían algunos compañeros. Yo jugaba con mi enano feliz, que me ha salido bastante tocho, y me he dedicado a ser el tanque destructor/defensivo del juego. Mis compañeros eran un clérigo algo raro, una elfa vivaracha y una ladrona, hija de un noble que conviene apartar del conocimiento público, por ahora.

Tras reunirnos todos, se nos ha planteado la cuestión: el reino humano se encuentra desbordado de elfos, refugiados desde hace años, pues su reino fue destruido por la invasión de orcos, trasgos y demás seres del mal. Tras años de silencio desde el antaño bosque de los elfos, ahora vuelven a haber ataques a las poblaciones cercanas, y parecen organizados. Nuestros personajes son mandados a investigar que pasa a la antigua fortaleza de los elfos, y además a ver si pueden recuperar una espada elfica de gran importancia para su rey. Tras unos días de camino, nos encontramos con aldeas aterrorizadas, así que nos adentramos sin dudar en el bosque, armas en mano. Pero nuestra es la sorpresa al encontrar un bosque vivo y puro, natural. Seguimos nuestra travesía para saber que la fortaleza está a unos días dentro del bosque. Tras un tiempo el bosque se vuelve oscuro, siniestro, corrupto. Encontramos finalmente la fortaleza, o bueno, lo que queda de ella. Ruinas, ruinas y más ruinas, y una pequeña torre, casi que ni se sostiene, en la cual nos adentramos. Encontramos, tras buscar, una pequeña trampilla, mal escondida, que nos lleva a una escalera en un estado deplorable. Ahí empezó a brillar mi enano: se dio cuenta de que la escalera se podía caer si eramos demasiados, así que bajamos de pocos en pocos. Ahí comenzó nuestro periplo por las oscuras catacumbas de la fortaleza élfica de cuyo nombre no me acuerdo ahora mismo.

No voy a ponerme a hablar de todos los encuentros y pasillos que hemos tenido, pero sin duda han sido bastantes ya que en cierto momento hemos encontrado un mapa de las catacumbas, y nos hemos dedicado a saquear con intensidad. Básicamente hemos descubierto que todos los seres horribles (gnolls, trasgos, orcos, osgos, ogros… joder, cuantos empiezan con O) son comandados por un cambiaformas llamado Frang. Finalmente hemos conseguido vencer a la mayoría de enemigos y, no sin mucho trabajo (y muchas heridas para mi enano) matar a Frang y encontrar la espada, para salir pitando de ahí y volver a informar de nuestros descubrimientos.

Resumida la aventura, pasemos a hablar que me ha parecido. El juego en sí me ha parecido bastante bien. Sencillito, directo, fácil de aprender. Los encuentros son rápidos (y mortales), pero aún así, no me gusta del todo. Algo le falta en mi opinión, pero para lo que es (juego de mazmorreo y tal) funciona bien, aunque no es nada que no se pueda hacer con otros juegos, como el Old School Hack, y funcionar igual de bien. Lo importante es que me lo he pasado genial.

Bueno, si hay más aventuras de Nirkhuz el enano, no dudaré en relatarlas. Y seguramente me extenderé más, que hoy no tengo ganas (si es que soy un vago…). Ale, que os vaya bien.

¡Nos leemos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desvaríos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s