El bardo, esa extraña clase.

No son pocos juegos los que tienen la clase Bardo entre ellos. De una u otra manera, en muchos juegos puedes acabar llevando a un bardo. Pero, exactamente, ¿Que leches es un bardo?

La respuesta no es clara, ni mucho menos. Depende de la ambientación en la que nos encontremos, los bardos pueden ser más o menos de tres formas distintas:

1) Aventureros, tios que no sobresalen en nada pero que hacen de todo. Son perfectos para ir por ahí solos o liderar a un grupo. Saben manejar la espada y a su vez no cagarla en relaciones sociales. Muchas veces tienen poderes mágicos. Suelen basarse más en la concepción romántica del Skald, el ‘bardo aventurero’ escandinavo. Ejemplo: El Bardo, de ‘The Bard’ Tale’

2) Tipos mundanos, corrientes, simples personas que tienen conocimientos musicales e históricos. Estos son los más realistas, y se pueden encontrar en juegos de tinte realista. Suelen basarse en, bueno, la realidad histórica de los bardos. Ejemplo: Cualquier bardo histórico.

3) Finalmente nos encontramos con el Bardo mágico, esos que son grandes fuentes de arsenal mágico y sus canciones son verdaderas obras arcanas. Suelen basarse más en la concepción céltica de bardo, al que se le atribuían poderes divinos, mágicos o sobrenaturales.

A veces las concepciones más fantasiosas de los bardos se alejan del concepto original, del músico y contador de historias. No es difícil encontrar bardos que son ‘hombres para todo’ o casi ladrones y pícaros, aunque suelen hacerse alusiones a sus conocimientos de una manera u otra.

Personalmente el bardo es una clase que me suele gustar mucho en los juegos. Siempre me ha encantado la música, y la historia de los bardos me parece bastante perfecta para añadir a un juego de rol. Sin embargo no son pocos los que odian a estos tipos, pero bueno, eso, y nunca mejor dicho, ya es otro cantar.

Para acabar y rellenar un poco (que se me ha quedado algo corta la entrada) os dejo esta cancioncilla de nuestros amigos de El Reno Renardo. Así de paso os echáis unas risas, que nunca viene mal tal y como están las cosas.

Y vosotros que, ¿sois de bardos o no? ¡Nos leemos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desvaríos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El bardo, esa extraña clase.

  1. Josito dijo:

    Otro concepto muy poco usado es el del bardo que iba en las compañias militares. Me encanta la imagen del bardo tocando la gaita marcando el ritmo a las tropas.
    Reinos de Hierro si le daba ese toque militar, pero al margen de eso poco mas.

  2. funs dijo:

    a mi me gusta mucho el tipo “juglar”, nobles o caballeros con cierta cultura, conocimientos de música, habilidad en la palabra, pero al ser nobles o caballeros, también dados a poder usar una espada si se hace falta, imaginad la Francia Occitana o la Corona de Aragón durante el siglo XII y XIV… esa es mi idea de Bardo, aunque lo de los skaldas y bardos celtas también tienen su encanto, pero no al tipo D&D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s